5 Formas de Mitigar la Pandemia Usando Big Data

En tiempos de COVID, la Big Data puede ser la clave para combatir la pandemia y crear nuevos enfoques y soluciones para el correcto funcionamiento de los sistemas de salud en todo el mundo.

Los sistemas de salud y las empresas de todo el mundo están experimentando un cambio de paradigma sin precedentes debido a la pandemia del COVID-19. Se diseñaron estrategias pre pandémicas para el funcionamiento general de sistemas de salud eficientes. Ahora, sin embargo, dichas estrategias se están transformando en planes centrados en COVID destinados a salvar vidas y reestructurar todo el ecosistema de atención médica para permitir el aplanamiento de la curva de contagio. 

 

Afortunadamente, la tecnología actual es lo suficientemente avanzada como para ayudar a médicos, científicos y compañías farmacéuticas a recopilar y analizar grandes cantidades de datos relevantes. Dichos datos son necesarios para monitorear, predecir, rastrear y mapear la pandemia y su comportamiento. Toda esta información (y más) es lo que conocemos como Big Data. Cuando se analiza y combina correctamente con AI y Aprendizaje AutomáticoBig Data puede resultar útil para el desarrollo de apps de salud y software.. Para los gobiernos, las empresas farmacéuticas y los hospitales, estas herramientas son esenciales para los ensayos clínicos, el seguimiento de pacientes y enfermedades, la fabricación de vacunas y el control de daños.  

¿Qué es Big Data en el sector salud?

Las empresas han estado generando y empleando cantidades gigantescas de datos durante décadas. El tamaño de estos datos es enorme y sigue creciendo exponencialmente con el tiempo. Su volumen, velocidad y variabilidad significan que no se puede procesar o analizar con métodos tradicionales, y sin las herramientas adecuadas para la interpretación, estas grandes cantidades de datos son inútiles. Acá llega el Big Data Analytics (BDA). BDA es un proceso necesario para la comprensión y el procesamiento de estas gigantescas cantidades de información. De acuerdo a Finances Online, el mundo genera alrededor de 2.5 quintillones de bytes de datos todos los días, una figura alucinante que sólo crece. Además, el mismo estudio encontró que a finales de 2020, había 50 billones dispositivos inteligentes conectados. Todos estos dispositivos siempre recopilan, analizan y comparten grandes cantidades de datos. 

 

Durante la última década, Big Data ha sido crucial para que el sector de la salud funcione de manera eficiente. Sin embargo, en la pandemia actual, el uso de Big Data se ha disparado, con un valor global proyectado de $34.27 billones para 2022! En este momento, el procesamiento de Big Data se está aplicando a los sistemas de salud y las empresas farmacéuticas de todo el mundo y ha demostrado ser útil en el desarrollo de herramientas para combatir la pandemia y prevenir el caos.  

 

Para la atención médica, las fuentes de Big Data incluyen registros médicos de pacientes, registros de salud móviles, patrones de comportamiento, seguimiento de síntomas y apps médicas, , uso de redes sociales y dispositivos portátiles. La investigación farmacéutica también genera una cantidad significativa de datos relacionados con la salud que ahora es más relevante que nunca para las entidades de salud públicas y privadas. Toda esta información se aplica de innumerables formas para controlar la propagación del virus, desde rastrear comportamientos epidemiológicos hasta predecir y prepararse para futuros brotes.

Usos de Big Data en la Pandemia

A estas alturas, la relevancia de Big Data para los sectores de la salud y farmacéutica es innegable. Existen innumerables formas en las que la aplicación de análisis de Big Data puede promover el funcionamiento farmacéutico y médico eficiente que es tan crucial en este momento. El tamaño de Big Data disponible para minería y análisis es asombroso, por lo que sus aplicaciones son tan vastas. Estos son algunos de los más relevantes para contrarrestar la propagación del virus COVID-19.

Ayuda a Identificar Síntomas

Desde el inicio del brote de COVID hace aproximadamente un año, el seguimiento y la clasificación de los síntomas han sido fundamentales para proporcionar marcadores claros para identificar la enfermedad y su comportamiento. Identificar la diferencia entre un paciente con COVID y, digamos, un paciente con gripe es crucial para un tratamiento adecuado. En consecuencia, la diferenciación de síntomas es lo que hace que Big Data sea tan relevante en este escenario. Los sucesos actuales de salud pública pueden proporcionar una gran cantidad de datos para el seguimiento de los síntomas, y es lo que hace o rompe el éxito de la mitigación de una pandemia.  

 

Un ejemplo de aplicación de Big Data en el seguimiento de síntomas es The Covid Symptom Tracker App. Es una iniciativa creada por el Hospital General de Massachusetts donde los usuarios descargan una aplicación, ingresan su información personal relevante e informan qué síntomas, si los hay, estaban experimentando en un día determinado. La aplicación Symptom Tracker ahora tiene alrededor de 4.5 millones de usuarios, lo que abre la puerta para que médicos, compañías farmacéuticas e investigadores usen ese centro de datos masivo para anticipar progresiones y brotes de COVID-19 en nichos y áreas específicas. Los pacientes también pueden ofrecerse como voluntarios para estudios relacionados con la infección por COVID o seguimientos de vacunas. También ha llevado a establecer diferentes factores de riesgo, identificar mutaciones, nuevos síntomas y rastrear la propagación del virus. The Covid Symptom Tracker App está disponible para descargar en USA y el Reino Unido.

Proporciona datos de movilidad del usuario para controlar el contagio

Con suerte la pandemia tuvo lugar en la era del boom de las redes sociales. Las pandemias pasadas no han tenido los beneficios del seguimiento de la movilidad a través de dispositivos y el uso de redes sociales. Los Big Data recopilados a partir de estas herramientas han sido invaluables para el control de la pandemia de COVID-19 y probablemente serán útiles para la prevención de enfermedades en el futuro. La información recopilada de las redes sociales, motores de búsqueda, aplicaciones, GPS, uso de wifi, uso de datos de teléfonos celulares y códigos QR son algunos de los medios a partir de los cuales se recopilaron y analizaron Big Data en varios países para mapear y contener la propagación de COVID-19. .

 

Corea del Sur ha sido uno de los países que contuvo con éxito el brote de coronavirus mediante el control de rastreo de contactos. Han utilizado técnicas de control tradicionales, como restricciones de viaje, pero su estrategia principal ha sido el rastreo de contactos mediante el uso de tecnología inteligente. El gobierno de Corea del Sur hace cumplir una vigilancia comunitaria sistemática que proporciona Big Data de sus cámaras de vigilancia, uso de tarjetas de crédito y datos GPS de teléfonos móviles. Usan información recopilada de la actividad de las redes sociales y usan el uso de su teléfono inteligente y GPS para identificar los puntos calientes de infección. También identifican patrones de viaje, síntomas e infracciones de cuarentena a través de servicios de ubicación de aplicaciones y rastrean el historial de contactos con amigos o familiares infectados. Corea del Sur es uno de los países que aplanó más rápidamente la curva de la epidemia sin cerrar negocios ni imponer medidas obligatorias para quedarse en casa.

 

 En el Reino Unido, las aplicaciones de rastreo de contactos y control de movilidad también han ayudado a monitorear con éxito la progresión del brote. La NHS COVID-19 está basada en Bluetooth y es una aplicación que ha sido desarrollada para rastrear interacciones entre personas infectadas y no infectadas. Además, puede trazar áreas de alto riesgo y alertar a los usuarios de una posible infección por COVID. La aplicación también puede identificar otros teléfonos inteligentes cercanos, medir la distancia entre los usuarios y alertar si hay un usuario infectado cerca. Notifica al usuario si interactuó con una persona infectada en los días anteriores y cuándo lo hizo. Con la aplicación, los usuarios también pueden registrarse en lugares con códigos QR, solicitar pruebas, proporcionar información de salud, realizar un seguimiento de los síntomas y llevar un recuento de los días de cuarentena. Los datos recopilados de la aplicación del NHS han proporcionado al gobierno información valiosa sobre la progresión de las enfermedades en el Reino Unido y han ayudado con las medidas preventivas y de contención.

Ayuda a identificar vacunas potenciales

La urgencia de la producción de vacunas nunca ha sido tan alta como en la pandemia actual. Los sistemas biomédicos y las empresas farmacéuticas han estado trabajando sin descanso para producir vacunas contra COVID en un tiempo récord. Afortunadamente, Big Data existe sobre epidemias, registros médicos, anticuerpos, estudios previos de vacunas, interacciones medicamentosas, reacciones, mapeo de estructuras biológicas, enfermedades similares y varios otros elementos relevantes para la síntesis de vacunas. La extracción de todos estos datos ha demostrado ser una bendición para el desarrollo acelerado de las vacunas COVID aprobadas actualmente. 

 

Un ejemplo de aplicaciones de Big Data en vacunas es el Vaccine Safety Datalink (VSD), un centro de datos creado en colaboración entre la CDC y otras organizaciones médicas. El VSD monitorea la seguridad de las vacunas, realiza estudios sobre eventos adversos y recopila información sobre la eficacia y tolerancia de las vacunas. Las vacunas COVID administradas en los EE. UU. Han sido sometidas a estos estudios antes de la aprobación de la FDA. Los conjuntos de datos de estos estudios también están disponibles para las empresas farmacéuticas y los profesionales médicos para orientar las futuras vacunas y la comercialización de medicamentos.


Data Science Institute at Columbia University es otro ejemplo del uso de Big Data en el sector farmacéutico. Han lanzado el EVQLV, una startup que promueve el rápido descubrimiento, desarrollo y entrega de medicamentos y vacunas a las personas que los necesitan. En EVQLV, utilizan inteligencia artificial y aprendizaje automático para integrar miles de millones de puntos de datos y crear algoritmos que generan, analizan y optimizan anticuerpos terapéuticos en un tiempo récord.

Ayuda a Ubicar Areas de Alto Riesgo

El Big Data también está transformando la atención médica al ayudar a detectar, monitorear y predecir brotes o identificar áreas de alto riesgo donde es probable que ocurran. Los puntos de datos de varias fuentes, como registros médicos, tasas de pruebas positivas, datos de aplicaciones y rastreo de contactos, se pueden usar para crear algoritmos que ayuden a identificar patrones de contagio de COVID. La información recopilada sobre el estado socioeconómico, la edad, la ubicación, los hábitos, las afecciones médicas preexistentes y los antecedentes familiares pueden ayudar con las predicciones y el mapeo. Los datos de estas aplicaciones pueden ayudar a demarcar zonas con un gran número de casos. También puede ayudar a predecir futuros brotes al rastrear el movimiento y los viajes de los pacientes infectados. 

 

Las aplicaciones móviles han ayudado a los gobiernos, las empresas farmacéuticas y los proveedores de atención médica a mapear los brotes y determinar qué áreas requieren atención. En Italia, por ejemplo, un desarrollador ha creado una app que recopila información sobre el paradero, los contactos y los movimientos de los usuarios y les advierte sobre los riesgos potenciales. Requiere que el usuario ingrese información sobre su estado de salud actual, su rutina diaria, los lugares que visitó y las personas con las que entró en contacto. Procesa la información y les advierte cuando se encuentran en una zona de alto riesgo o con una persona infectada. Solo las autoridades competentes tienen acceso a esta información y está ayudando a mapear las zonas de alto riesgo y a tomar medidas cuando sea necesario.

Ayuda a Mejorar el Acceso a Tratamiento

El hecho de que el brote de COVID se haya convertido en una pandemia global significa que ha llegado incluso a las zonas más remotas y rurales del planeta. En estas áreas, y con los cierres cerrados, el acceso a los servicios de salud y la asistencia médica en persona es imposible para muchos. Ser diagnosticado, medicado y monitoreado es un viaje difícil para las personas que no tienen fácil acceso a las vías de atención médica. Big Data juega un papel crucial en este escenario porque permite que los hospitales y las empresas farmacéuticas accedan a la información del paciente de forma remota a través de dispositivos portátiles, aplicaciones de atención médica, telemedicina y registros médicos electrónicos. Los datos extraídos de estas fuentes evitan visitas innecesarias al hospital que ponen al paciente y al médico en riesgo de infección. La posibilidad de atención remota también mantiene a los hospitales y al personal médico libres de riesgos y disponibles para atender solo a pacientes de emergencia.  


La aplicación de Big Data en el acceso al tratamiento también ayuda a reducir los costos tanto para el paciente como para los proveedores de atención médica. Según un estudio realizado por Top Registered Nurse, mantener a las personas alejadas de los hospitales y emplear el monitoreo a larga distancia puede ahorrarles entre $ 19 y $ 121 por visita. Los ahorros en transporte público, primas de seguro médico, gasolina, estacionamiento y varios otros gastos son sustanciales tanto para el profesional como para el paciente, lo cual es un alivio para la mayoría de las personas en la situación económica actual.

Big Data y el Futuro del Sector Salud

El Big Data y las herramientas analíticas necesarias para su interpretación están transformando y seguirán transformando para siempre el comportamiento de los sistemas sanitarios en tiempos de crisis. Las epidemias ahora se comprenden y gestionan mejor gracias a toda la información disponible recopilada de innumerables fuentes de datos. Más allá de COVID-19, cada una de estas aplicaciones, y muchas más, seguirán actuando como medios para rastrear varias enfermedades y su progresión. Por ahora, Big Data será la puerta de entrada para prevenir con éxito y (con suerte pronto) detener la propagación del virus COVID-19. Mientras tanto, su correcta aplicación ha demostrado ser eficaz para mitigar algunos de los aspectos más dañinos de la pandemia y ha demostrado una vez más la importancia de apps para el sector salud.

 

En Foonkie, tenemos más de diez años de experiencia en el desarrollo de productos móviles innovadores y duraderos. Nos especializamos en aplicaciones de atención médica y siempre hemos sido reconocidos por ofrecer productos móviles hermosos y de alta calidad. Con la importancia de las aplicaciones de atención médica en el mundo actual, nuestro trabajo no es más relevante que nunca. 

Si necesita ayuda para desarrollar su producto sanitario móvil, hablemos!!

¿Necesita ayuda con un proyecto?

Dejarnos una línea y vamos a empezar a trabajar!